Orden ejecutiva de Abbott: una irresponsabilidad monumental

0
211

Por el Enfermero Maravilla – Opinión

Greg Abbott, Gobernador de Texas, tomó la decisión, el pasado dos de marzo a través de una orden ejecutiva, de reabrir el estado  y la actividad económica  al 100% y eliminó el uso obligatorio de la mascarilla. 

Esta es una irresponsabilidad monumental la cual no parece inmutarle. 

Su decreto, parece simplemente ignorar las recomendaciones del Centro para el Control de las Enfermedades (CDC).  Abbott indicó que  “los texanos somos excelentes evadiendo el COVID-19”  y además mencionó  que se han aplicado 5.7 millones de vacunas a nivel estatal en una población de 29 millones de habitantes. 

De nuevo, esto no tiene ningún sentido ya que de acuerdo con la CDC,  la recomendación para llevar a cabo una reapertura al 100% y eliminar el uso del cubre bocas  se puede dar al vacunar al menos al 70% de la población para así obtener la llamada inmunidad de rebaño.  Esto significa que Texas debe, al menos, inocular a unos 20 millones de sus habitantes, y eso todavía falta. 

El gobernador tomó su decisión en base a los datos de salud de ciudades como de Austin o Houston sin tomar en cuenta que la realidad de El Paso es una muy diferente.   Nuestra situación socio-económica es diferente al resto del estado

El Paso, nuestra hermosa ciudad,  tuvo que enfrentar la tragedia de la masacre en la tienda Walmart el tres de agosto del 2019: uno meses después, la entidad empezó a lidiar con una segunda tragedia llamada COVID la cual ha dividido familias por el cierre de cruces fronterizos y  lo que es peor, ha causado la muerte de casi 2,500 personas en lo que va de la pandemia.  Todo esto por el manejo incorrecto de la emergencia sanitaria por parte de nuestros gobernantes.   

Aun así, Abbott emitió su orden ejecutiva sin tomar en cuenta nuestra situación específica como la frontera más importante del país.

Es triste y denigrante seguir órdenes las cuales afectan a nuestra ciudad de manera política, económica y social todo en pro de un forzado regreso a la normalidad.  El gobernador texano no debe exponer a su entidad a otra  una posible nueva ola del coronavirus la cual pudiera hacer la tragedia más grande y causar que nuestro sistema médico colapse como ya ocurrió en otros estados.   El problema puede ser  de tal magnitud que solo quedaría culpar a los ciudadanos por una irresponsabilidad compartida.

Nuestro sistema médico sufrió una debacle importante al ponernos al bordo del colapso el cual se pudo evitar con la ayuda de la comunidad: no queremos regresar a esos momentos obscuros de incertidumbre.

Creo que no es el momento idóneo de una reapertura total pero si gradual en la cual  se permita que los pequeños empresarios empiecen a ganar fuerza, energía y motivación para recuperar lo perdido sin arriesgar la integridad económica por una irresponsabilidad en todos los niveles de gobierno.

Nosotros somos El Paso Texas, la mejor frontera del país, por lo cual  debemos estar en contra de una orden sin sentido.  Seguiremos utilizando el cubre bocas y apoyando a nuestros empresarios para poder regresar a una normalidad sin más altibajos.

Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad de quien las escribe y no representa la línea editorial de Paso del Norte Magazine.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here