Papa Francisco: sacerdotes pueden perdonar libremente el pecado del aborto.

0
1510
Foto cortesía: huffingtonpost.com

De la redacción.- El Papa Francisco aprobó este lunes que los sacerdotes puedan perdonar libremente el pecado del aborto, sin que tengan que disponer antes de autorización de un obispo o del propio pontífice, como ocurría hasta ahora.

pope-2
Foto cortesía: Huffingtonpost.com

En su carta apostólica Misericordia et misera, Francisco dejo esto como conclusión del Jubileo extraordinario que finalizó este domingo o también llamado el año de la misericordia. En dicho documento, de 21 páginas, Francisco da indicaciones detalladas sobre el camino a seguir para que los católicos se mantengan en la senda de la misericordia, la reconciliación y el perdón.

Durante el Año Santo de la Misericordia, que se ha celebrado a lo largo de los últimos 12 meses, el Papa ya autorizó que los sacerdotes pudieran perdonar el pecado del aborto. Pero se consideraba como una disposición totalmente extraordinaria y temporal. Por lo tanto, la gran novedad ahora es que el pontífice permite que los curas puedan continuar disfrutando sine die de dicha capacidad de absolución.

«Para que ningún obstáculo se interponga entra la petición de reconciliación y el perdón de Dios, de ahora en adelante concedo a todos los sacerdotes, en razón de su ministerio, la facultad de absolver a quienes hayan procurado el pecado del aborto. Cuanto había concedido de modo limitado para el período jubilar, lo extiendo ahora en el tiempo, no obstante cualquier cosa en contrario», dice literalmente el Papa en su carta apostólica.

“Aquí en la diócesis de El Paso no va a ser algo nuevo porque desde 1986 cuando el obispo Peña estaba aquí él dio permiso a los sacerdotes para hacer esto.” Dijo Pat Fierro, canciller de la Diocesis Católica de El paso.

Aun así Jorge Mario Bergoglio recuerda también en su escrito que «el aborto es un pecado grave, porque pone fin a una vida humana inocente». Aunque se muestra condescendiente con aquellas mujeres que recurrieron a esta práctica: «Puedo y debo afirmar que no existe ningún pecado que la misericordia de Dios no pueda alcanzar y destruir, allí donde encuentra un corazón arrepentido que pide reconciliarse con el Padre», admite, y anima a los curas a ayudar a dichas mujeres: «Por tanto, que cada sacerdote sea guía, apoyo y alivio a la hora de acompañar a los penitentes en este camino de reconciliación especial», añade.

AQUÍ ESTÁ LA CARTA APOSTÓLICA MISERICORDIA ET MISERA

 

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí