Suspende juez orden ejecutiva del gobernador de Texas sobre inmigración

0
345

El martes, un juez federal impidió que el gobernador Greg Abbott y el estado de Texas ordenaran a los policías estatales detener a los conductores que transportaban migrantes «que representan un riesgo de portar COVID-19».

La jueza de distrito de los EE. UU. Kathleen Cardone otorgó una orden de restricción temporal contra la medida de Abbott, lo que significa que será bloqueada mientras el caso continúa desarrollándose. El Departamento de Justicia de Estados Unidos demandó a Abbott y Texas el viernes, un día después de que el fiscal general de los Estados Unidos, Merrick Garland, amenazó con emprender acciones legales si Abbott no rescindía su orden, calificándola de «peligrosa e ilegal».

La oficina del gobernador no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios el martes.

Cardone aún debe decidir si la medida de Texas es constitucional. Abbott ha defendido su orden como necesaria para ayudar a prevenir la propagación del COVID-19 en Texas, mientras que los defensores de los migrantes dicen que interrumpiría los esfuerzos federales de inmigración e invitaría a los policías a presentar perfiles raciales a las personas.

Fernando García, director ejecutivo de la Red Fronteriza por los Derechos Humanos, aplaudió la decisión. En primer lugar, calificó la defensa estatal de la orden como hipócrita, dada la prohibición de Abbott de las medidas de prevención del COVID-19, como los mandatos de máscaras en las escuelas.

“Estaba muy claro que el estado estaba promoviendo una agenda antiinmigrante en lugar de preocupaciones por los residentes fronterizos”, dijo.

La orden de Abbott, emitida el miércoles, permite a los soldados del Departamento de Seguridad Pública de Texas desviar vehículos civiles de regreso a su punto de origen o puerto de entrada o incautar los vehículos si la policía sospecha que el conductor está transportando migrantes infectados con el virus.

Los abogados estadounidenses argumentan que la orden de Abbott interferiría con la capacidad del gobierno federal para transportar migrantes entre instalaciones. Los funcionarios federales gastan más de 200 millones de dólares anuales para emplear contratistas para trasladar a los migrantes y evitar el hacinamiento en las instalaciones, según documentos judiciales. El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EE. UU. Tiene más de 20 contratos con proveedores de servicios privados de Texas y gobiernos de condados para servicios de transporte que cubren más de 8,000 millas por día.

Según documentos judiciales, un promedio de más de 1.100 migrantes son transferidos todos los días desde la custodia de Aduanas y Protección Fronteriza en la frontera suroeste «casi exclusivamente por contratistas».

“La gran cantidad de no ciudadanos que encontró CBP a lo largo de la frontera suroeste y transferidos a la custodia de ICE hace que sea imposible que utilice agentes de la ley, a diferencia de contratistas, para transportarlos mientras sigue cumpliendo sus responsabilidades de aplicación de la ley”, dijo Russell Hott, un Subdirector de Operaciones de Ejecución y Remoción de ICE, dijo en los documentos judiciales.

Brian Hastings, agente jefe de patrulla de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos, dijo en documentos judiciales que si la orden ejecutiva impide el transporte de niños y familias migrantes, los retendría por períodos más largos dentro de las instalaciones de la Patrulla Fronteriza, violando las reglas federales. También abarrotaría las instalaciones y empeoraría la posibilidad de propagación del COVID-19, dijo.

«En nuestro sistema constitucional, un estado no tiene derecho a regular las operaciones del gobierno federal», argumentó el DOJ en una moción pidiendo al juez que bloquee la orden de Abbott.

El fiscal general de Texas, Ken Paxton, respondió a la demanda en un comunicado la semana pasada, calificando la orden de Abbott como «muy necesaria» y «perfectamente legal».

Abbott culpó al gobierno de Biden por el problema y dijo en un comunicado que no aplica las leyes de inmigración. Desafió la validez de la demanda y dijo que «su deber sigue siendo para con el pueblo de Texas, y no tengo ninguna intención de abdicar de eso».

La administración Biden ha continuado rechazando a muchos migrantes bajo el Título 42, una práctica de la era de la administración Trump que permite a los agentes hacer que los migrantes regresen a México debido al riesgo de propagar el COVID-19.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here